i

La Oseteopatía holística, la respuesta de las lesiones secundarias.

Hablamos de procesos de autorregulación, cuando el cuerpo, actúa como sistema, manteniendo en óptimas condiciones cada una de sus funciones.  Es decir, cuando el todo, la unidad, el cuerpo, la mente y la espiritualidad mantienen un equilibrio saludable. A esta unidad inseparable se le llama holísticidad. Lo que inicialmente parece fácil, y debería de ser un item desde el punto de vista terapéutico, poco a poco, debido a las diferentes especialidades médicas, sólo se llega a la consecuencia. Ahora me explicaré mejor: Afortunadamente, el estudio de la medicina es muy extenso, cada vez se sabe más de cada uno de los aparatos y sistemas que componen nuestro organismo, por ello, se han tenido que generar las diferentes especialidades médicas. Pero no todo son ventajas, en un gran número de casos, el paciente es tratado de la consecuencia de un desequilibrio inicial. Por ejemplo, si una persona adulta inicia un tratamiento de ortodoncia, se producen cambios producidos en la oclusión, la articulación témporo-mandibular y la modificación en la función y estabilidad de los músculos suboccipitales, estenocleidomastoideos, escalenos, trapecio, maseteros, bucinadores y pterigoideos. Estos cambios, En la infancia e inclusive adolescencia, pueden llegar a ser compensados por el resto del sistema músculo esquelético y fascial, pero en la edad adulta, los mecanismos compensatorios son cada vez es más drásticos.  Desde un punto de vista de la osteopatía holística, y del estudio de la fascioterapia, todo lo que suceda en la articulación témporo mandibular derecha afectará de forma directa al articulación coxo – femoral, y todo gracias a la cadena muscular anterior cruzada derecha. Siguiendo este ejemplo, cuando un paciente va a... leer más

El nudo del estómago o el estómago en un puño. Por Mabel Casal

Me imagino que más de una, dos e inclusive tres veces has oído o dicho esta frase hecha. Como tal las frases hechas y refranes, la verdad está entre sus palabras. El estómago en un puño, el nudo en el estómago…pero ¿quién hace el nudo? Pues bien, el modo lo hace el músculo diafragma, desde el punto de vista osteopático, el cuerpo cuenta con cuatro diafragmas, si vamos de abajo arriba podemos encontrar: el diafragma pélvico, el diafragma abdominal, el diafragma torácico y el diafragma craneal; si lo vemos desde el punto de vista médico, el diafragma pélvico corresponde a todos los músculos que componen el suelo pélvico, el diafragma abdominal corresponde al músculo diafragma propiamente dicho, el diafragma torácico, a nivel de estructuras, no corresponde con ningún conjunto de músculos o fascia, pero que se ubica en el espacio infraclavicular proyectándose hacia el borde superior de las escápulas, y por supuesto el diafragma craneal está formado por la tienda del cerebelo. Nuestro cuerpo, como máquina de ejecución impecable, ha de funcionar de forma coherente y armónica, por ello, los cuatro diafragmas trabajan en sincronía, a fin de favorecer el correcto riego sanguíneo y fluctuación del líquido cefalorraquídeo, el proceso de la respiración, los movimientos peristálticos de nuestro intestino, y el correcto soporte de los genitales y ano. Está claro que me estamos hablando de banalidades, son estructuras extremadamente importantes, los más superiores nos dan la vida y los inferiores la calidad está. El diafragma abdominal, se ubica paralelo al suelo, que es una estructura prácticamente estanca, discriminando en su parte superior a la caja torácica y debajo de... leer más

Los Pacientes Pueden Mentir.

La mentira es un recurso cognitivo muy útil en las relaciones humanas, más allá del juicio que le hagamos todos las utilizamos, sin embargo en el ambiente clínico estas mentiras pueden ser perjudiciales para la salud del paciente e incluso para su vida, es por ello que debemos de saber sobre esta temática.

leer más