i

El Sindrome de Procusto

El Sindrome de Procusto

El Síndrome de Procusto.

Por Juan Pablo Moltó.

En el post de hoy les quiero hablar de algo muy común en estas sociedad de valores mediocres e incapacidad para sentirse seguro con lo que uno es realmente. El miedo y la inseguridad es la energía que mueve este síndrome. Seguro que identifican a alguien que tiene este síndrome que se caracteriza por la incapacidad de poder reconocer como válidas las ideas de los otros. Un miedo atroz a ser superado profesionalmente, esto desencadena una paranoia basada en la envidia y en la difamación… Todo ello lleva a las personas a eludir responsabilidades, tomar malas decisiones, e incluso frenar iniciativas que de algún modo incluso le podrían venir bien, pero ante su miedo quiere sobre todo destruir al objeto proyectado. Su único interés es eliminar al que sobre sale.

Este síndrome se basa en la mitología griega, retrata la figura que se observa en todos los contextos de la vida, y que resulta nefasta para cualquier organización e incluso la sociedad.

 La propia definición del síndrome de Procusto ya deja claras sus negativas consecuencias: “lo padecen aquellos que cortan la cabeza o los pies de quien sobresale”.

Según la mitología griega, Procusto era un posadero, con su negocio en las colinas de Ática, tenia una ligera paranoia, a sus viajeros los invitaba a tumbarse en una cama que tenia de hierro para que descansaran, sin embargo pronto los ataba y si sus pies sobre salían de la cama, es decir si el sujeto era alto y no cabían en la cama, procedía a serrarles las partes que sobresalían.

Procusto continuó con su reinado de terror hasta que se encontró con el héroe Teseo, quien invirtió el juego, ahora tumbo a Procusto y lo ato a la cama, lo martilleo hasta hacerlo acomodar en su cama, le corto lo que sobro así que Procusto murió y Teseo salió victorioso.

El significado del lecho de Procusto

La literatura universal ha utilizado frecuentemente esta figura desde la antigua Grecia y muy pronto se aplicó a diferentes entornos como la familia, sociedad, la empresa o la política. Básicamente, Procusto se ha convertido sinónimo de uniformidad y su síndrome define la intolerancia a la diferencia. Así, cuando alguien quiere que todo se ajuste a lo que dice o piensa, lo que quiere es que todos se acuesten en el “lecho de Procusto”.

Los procustos en tu día a día

Es importante mirar a nuestro alrededor y ver quien tiene esa figura, lo más lamentables es que muchos de ellos actúan así de forma inconsciente, y esto es así por que responde de algún modo a una patología, otros lo hacen de forma clara y directa, en este caso si bien también su origen de algún modo es lo morboso su fuente de motivación es su inseguridad.

En realidad el que mas sufre es el propio Procuto, pues emocionalmente siempre esta tenso, sobre todo cuando otra persona tiene la razón y ellos no. Se creen empáticos, pero en realidad, juzgan desde su juzgan desde su egocentrismo las reacciones de otros.

Suelen hablar de trabajo en equipo, escucha, tolerancia, intercambio de idea… pero siempre como argumentos para ser escuchados, no para escuchar.

Esto les va a traer consecuencias. Como el miedo de conocer personas que de algún modo les pueden hacer bien, que sean más proactivas, que le compensen en sus conocimientos, si las encuentran  Conscientes de sus actosles invade una sensación de desconfianza y malestar. Su objetivo es poner trabas, limitar entorpecer la iniciativa de otros para que no queden en evidencia sus propias carencias.

Suelen buscar la complicidad de otros para, entre todos, acabar con aquel que destaque más que ellos.

¿Conoces a alguien así en tu oficina, familia o ciudad? ¡Mucho cuidado con ellos!

 

¿Te gusta? ¡COMPARTE!

2 Comentarios

  1. Si, conozco. En varios ámbitos. Hasta en la muerte de un amigo

    Responder
  2. Excelentes lineas. Creo que en el mundo hay muchas personas asì
    pero en mi paìs mas Mèxico es un paìs tan tan rico con un pueblo tan tan mediocre y pobre en conocimiento… gracias por la lectura

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *